Logo del diario Neuquén 21
2.9 C
Neuquén
viernes, junio 21, 2024

Figueroa, tropa alineada y respaldo del MPN

La elección presidencial fue el punto de llegada de los procesos electorales 2024. También línea de partida para el armado de lo que se viene en los gobiernos subnacionales. Con Milei electo para el sillón de Rivadavia, Rolando Figueroa reunió a la tropa “Neuquinizate” y recordó los criterios de trabajo que exigirá la nueva gestión. El frente que gobernará la provincia a partir del 10 de diciembre se nutre de las más diversas vertientes nacionales. Desde dirigentes kirchneristas, pasando por Juntos por el Cambio y el propio MPN hasta integrantes de La Libertad Avanza serán parte de la nueva administración. El paraguas provincial terminó su prueba el último domingo. Cada sector del frente adhirió, apoyó e incluso presentó candidatos nacionales en las diversas y contrapuestas opciones que compitieron por la casa rosada. De allí que el primer hecho político generado por el gobernador electo haya encontrado su lógica en un acto para “alinear la tropa” y recordar el sentido homogéneo que tendrá su gestión.

Una administración austera y ordenada

Figueroa, tropa alineada y respaldo del MPN

Austeridad, trabajo y lealtad. Fueron las consignas que Figueroa se encargó de resaltar ante diputados, intendentes, concejales, y futuros funcionarios de la fuerza que lidera. La necesidad de cuidar los recursos públicos proviene de la delicada situación que las finanzas provinciales exhiben en la actualidad. Las cuentas públicas neuquinas descansan más en las expectativas mediatas que genera Vaca Muerta que en el presente estado de situación. Si bien el discurso de campaña de los neuquinizantes había adelantado la intención de avanzar en una administración más cuidada, a la realidad local, deben agregarse los primeros anuncios del presidente electo Javier Milei. “No hay plata”, repitió el flamante mandatario nacional en una de sus primeras entrevistas pos triunfo electoral. Entre los criterios del ajuste, la obra pública y las transferencias discrecionales a las provincias ocupan el primer lugar. Un motivo más que suficiente para que los gobernadores recalculen la relación ingresos – egresos en la gestión pública que inician. Recursos propios, coparticipación y regalías. Son las únicas vías de ingreso que las provincias y los municipios deberán contabilizar para saldar vencimientos de deuda y mantener un ritmo de obras que aporte a legitimar la gestión. La exigencia de austeridad vertida por Rolando Figueroa a los futuros dirigentes de la provincia no es ingenua. Es una necesidad y no es casual que se inscriba entre las tres pretensiones que el líder neuquinizante transmitió en el encuentro realizado esta semana.

Trabajo, requisito excluyente

Figueroa, tropa alineada y respaldo del MPN

“Los siete días de la semana, 24 horas, los trescientos sesenta y cinco días del año”. Es uno de los requisitos excluyentes que el gobernador electo de Neuquén eligió como prioritario para transmitir lo que pretende en el ciclo que se inicia. El enojo del nuevo gobernador con las situaciones de desidia que habría en determinadas áreas del Estado provincial es conocido. No es la primera vez que alude al tema y dicen en su entorno: “con ese tema está totalmente decidido”. Se refieren a la intención de purgar a todo aquel que esté percibiendo ingresos públicos sin funciones claramente definidas, tergiversadas o simplemente ausentes. Lejos del nepotismo y la fusión Estado – Partido, se prevé un gobierno con pocos ministerios y una planta política que atienda con racionalidad las necesidades de la gestión pública. Es tal vez el punto más álgido transmitido por Figueroa a los presentes en el “encuentro nequinizante” mientras intendentes y flamantes funcionarios tomaban nota con atención. “No fue una bajada de línea, pero fue tan parecido”, se animó a confesar con voz tenue uno de los concurrentes al encuentro.

Diálogo y trabajo en equipo

La lealtad, también llamada “trabajo en equipo” y “buena convivencia”, fue el tercer gran eje en la alocución del nuevo mandatario provincial. No es para menos. El gobierno nacional Macri-Milei podría ofrecer senderos alternativos a más de un dirigente provincial. Sobre todo, a quienes forman parte de los partidos nacionales que a partir del 10 de diciembre gobernarán el país. Figueroa, resaltó que durante la competencia en el orden nacional “primó el respeto y, principalmente, la necesidad de poner a Neuquén por sobre todas las cosas”. Ponderó la diversidad como una fortaleza de este nuevo “espacio provincial” y llamó a “trabajar en equipo y armonía con mucho compromiso ante las necesidades de los vecinos”. Con tropa alineada el 10 de diciembre comienza un nuevo liderazgo en la provincia.

El respaldo del MPN

Figueroa, tropa alineada y respaldo del MPN

Quienes no demoraron en observar el cambio de ciclo, fueron los más de mil asistentes al otro gran encuentro político que tuvo lugar esta semana en la provincia. A salón lleno, militantes dirigentes, intendentes y hasta legisladores recién electos del MPN, ofrecieron su adhesión a Figueroa. El encargado de romper el hielo fue el diputado Juan Sepúlveda“Te vamos a acompañar desde la Legislatura porque queremos lo mejor para todos los neuquinos”. La frase resumió el espíritu del encuentro y el ánimo de los presentes. Incluso, existieron pedidos al gobernador electo para que retorne a la conducción del partido provincial. Una invitación que Figueroa esquivó con cortesía: “El momento es de establecer acuerdos, porque las transformaciones se hacen con políticas de Estado para la gente, y espero que nos ayuden a poner de pie nuevamente a Neuquén” sentenció. El partido provincial tiene aún capítulos por recorrer tras el nuevo e innovador escenario político neuquino. El tiempo dirá. Por ahora, el MPN parece más cerca de volver a Figueroa que viceversa.

Artículos relacionados